Ctra. Dénia-Ondara, 2ª rotonda, s/n
03700, Dénia, Alicante, España

Tfno: 966 426 012
Fax: 965 785 728

Formación y empleabilidad

No cabe duda de que la formación es importante para el desarrollo de las personas. Hoy en día se habla del aprendizaje a lo largo de toda la vida, entendido como actividad formativa que se inicia en cualquier momento de la vida de una persona con el fin de mejorar sus conocimientos teóricos o prácticos, sus destrezas, competencias y/o cualificaciones por motivos personales, sociales y/o profesionales.

La formación potencia e incrementa la confianza y la autoestima en nuestras relaciones personales y también profesionales. Nos aporta conocimientos, pero también habilidades sociales, empatía, compromiso, autocrítica, tolerancia…y nos capacita para interactuar con nuestro entorno con una actitud más abierta y positiva.

A nivel profesional la formación nos puede ayudar:

-A acceder al mercado laboral, al permitirnos elegir, comprender y adaptarnos convenientemente a ese mercado  competitivo y global, donde las reglas van cambiando y los modelos de negocio, los perfiles de trabajadores y ocupaciones van transformándose continuamente. La formación también nos ayuda a colocarnos en una situación de partida privilegiada respecto a otros candidatos con los que competiremos por un puesto de trabajo.- Especialmente para las personas que llevan mucho tiempo desempleadas, la formación es vital para posicionarse de nuevo en el mundo laboral. Estar fuera del mercado nos desconecta del mismo, y hace que perdamos cierto “valor por falta del uso». Algunos conocimientos pueden quedar obsoletos, dejamos de estar al día de las novedades que surgen en nuestro sector profesional, perdemos contactos, nos desmotivamos y cada vez vemos más difícil la inserción profesional. La formación es la opción ideal de estar activos, de actualizarnos, hacernos competitivos y/o volver a adquirir conocimientos que nos faciliten de nuevo la vuelta al mercado laboral. Los tiempos en blanco en la vida laboral deben rellenarse con formación acorde con los nuevos momentos, que demuestren a posibles empleadores que no se ha perdido el tiempo. Ya lo comentaremos en otras entradas, pero hoy en día es fundamental e imprescindible aprender y formarse en las nuevas Tecnologías de la Información y comunicación (TIC)
-A mejorar las condiciones de trabajo, para promocionarnos dentro de la empresa o para conseguir un empleo más satisfactorio en otra empresa.
-A incrementar la competencia profesional y la productividad ya que nos facilita la toma de decisiones y resolución de conflictos de forma más eficaz.
-A aumentar nuestra satisfacción en nuestro empleo ya que seremos capaces de llevar a cabo con éxito las metas que nos propongamos y de afrontar nuevos desafíos, lo que tiene un impacto positivo en nuestra motivación laboral y nuestra satisfacción personal y autoestima.
Así pues, sería deseable que todo trabajador o profesional, ocupado o en desempleo continuara con su formación y aprendizaje durante toda su vida, ya que así se convertirá en mejor profesional, dispondrá de las herramientas y competencias para desenvolverse en un mercado laboral competitivo y cambiante, será más valorado por las empresas y estará preparado para afrontar, si se da el caso, una crisis laboral y económica, al contar con mayores recursos con los que adaptarse o reinventarse.

Existen muchos estudios que destacan y avalan las relaciones entre formación y empleo. Una visita a la web del Instituto Nacional de Estadística nos permite consultar los porcentajes de desempleados por años, edad y sexo. Como ejemplo en 2019, la tasa de paro alcanzada en el rango de edad de 25 a 29 años fue del 37,30 para el grupo con estudios primarios, del 26 % para el grupo con el primer ciclo de ESO superado, del 19,60% para el grupo con estudios de secundaria finalizados y del 14, 40 % para aquellos que cursaron estudios superiores. Los mismos resultados se repiten para diferentes rangos de edad, lo que nos permite concluir que existe una relación positiva entre trabajo y estudios, y nos lleva a destacar la relevancia de la formación como elemento fundamental para potenciar la empleabilidad.

¿Qué es la empleabilidad? Según el SEPE «es el grado de adaptabilidad que demuestra un individuo en la consecución y mantenimiento de un empleo, así como en la actualización de sus competencias profesionales» «Conjunto de aptitudes y actitudes que favorecen la integración laboral. Posibilidades existentes de encontrar un empleo y de amoldarse a un mercado de trabajo en continuo cambio» La empleabilidad implica que los candidatos dispongan de los conocimientos y cualificaciones técnicas para realizar el trabajo, de las características y competencias necesarias para el desarrollo profesional y personal, así como su integración en la organización.

 

En resumen, la empleabilidad es «todo» aquello que incrementa nuestras posibilidades de encontrar un trabajo y que incluye, la formación académica y complementaria, las competencias profesionales (trabajo en equipo, comunicación, flexibilidad, toma de decisiones, gestión del tiempo…) conocimientos de idiomas, conocimientos digitales (manejo de Internet, aplicaciones informáticas..) ofimáticos (procesador de textos, base de datos, hoja de cálculo, presentaciones…) experiencia profesional, disponibilidad horaria, geográfica, carnet de conducir, vehículo propio, etc. Y, además,  la motivación, interés y la actitud en «todo» aquello que hacemos directamente para buscar trabajo, como programar de forma adecuada las acciones concretas para conseguirlo.

Una vez que hemos visto la importancia de la formación a nivel profesional, es importante decidir qué tipo de formación nos interesa realizar. La respuesta no es fácil. Hay que valorar y tener en cuenta muchos factores que dependerán principalmente de nuestro objetivo profesional, del estudio del mercado laboral, de nuestra situación laboral, del tiempo disponible, de dónde se imparte, horarios, etc. No olvidemos que necesitaremos invertir tiempo y probablemente dinero, por lo que es conveniente aprender a priorizar y buscar aquello que realmente nos interese y nos beneficie.

En próximas entradas comentaremos cuestiones tan relevantes como qué contenidos queremos estudiar, los requisitos para acceder (pruebas o títulos) si es preferible volver a la educación formal para estudiar una titulación académica o finalizar aquella que no acabamos, o es más adecuado realizar un curso homologado, un certificado de profesionalidad, o un curso privado…, etc.

Hoy en día, no hay excusa para no formarse, las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) han ampliado la oferta formativa y flexibilizado su acceso, facilitando en gran medida optar a posibilidades impensables en otros tiempos, como compaginar estudio y trabajo, o acceder a formación ofertada por universidades o entidades internacionales. Las distintas modalidades de impartición, nos permiten elegir la que mejor se adapta a nuestras circunstancias personales y profesionales:

-La modalidad presencial (de toda la vida) se sigue ofreciendo especialmente en la escuela, el instituto, la universidad, otras entidades públicas y privadas y por supuesto requiere la presencia física del estudiante y del profesor en el mismo espacio físico. Es más cara, está limitada geográficamente y depende de horarios concretos, pero permite el contacto con el resto de estudiantes. Es la mejor opción para las personas que no tienen hábitos de estudio o que no tienen habilidades digitales.

-La modalidad online en general, es la que utiliza las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para todo el proceso de aprendizaje y que se realiza a través de Internet. En este caso el alumno y el profesor interaccionan a través de una plataforma digital. Suele ser más económica que la presencial y permite adaptar el aprendizaje al rítmo particular de cada alumno. Igualmente no tiene limitaciones horarias ni geográficas, por lo que es ideal para las personas que trabajan.
– La modalidad mixta o semipresencial. Combina las dos anteriores, así la formación online se complementa con algunas clases presenciales o viceversa.

Menú de novedades
Últimas Noticias...
es_ESCastellano